Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies aceptar

Smouldering e Incendios Subterráneos

0 2014-11-26 11:26:19 Redacción Prodein

La historia de Centralia, un pueblo minero de Pensilvania, en Estados Unidos, está ligada desde 1962 a la evolución de un curioso fenómeno de incendio subterráneo.

Todo comenzó a principios de los años 60, debido a un incendio en un vertedero de basuras. Aquel incendio fue extinguido y no pasó de ser un número más en una estadística. No fue hasta los años 70 cuando la apertura de inexplicables socavones en el suelo, y las emanaciones de diversos gases tóxicos procedentes del terreno, dejaron patente que aquel incendio aparentemente extinguido se había propagado por el subsuelo a través de las vetas de carbón que lo poblaban.

Con el tiempo la gasolinera del pueblo tuvo que cerrar, ya que la temperatura en los tanques de combustible era de 80ºC. Los gases tóxicos procedentes del terreno penetraban en las casas. Se realizaron varios intentos para apagar el incendio que resultaron infructuosos. Ni la inyección de agua en el terreno, ni la apertura de zanjas, ni una barrera de ceniza, tuvieron los efectos deseados.

Los vecinos se debatían entre la decisión de abandonar el pueblo o permanecer en él. Muchos tomaron la primera opción cuando un niño de 12 años estuvo a punto de morir en su propio jardín al caer en un socavón que se abrió en el suelo. En 1983 los habitantes, consultados en referendum, se decantaron mayoritariamente por abandonar el pueblo. Sólo unos pocos permanecieron allí hasta que la mayoría de las casas fueron expropiadas y derribadas en 1992.

Hoy han pasado más de 50 años desde el comienzo de aquel incendio, y éste sigue activo. Apenas 7 personas continúan habitando en Centralia, convertido en atracción turística. El incendio les sobrevivirá, ya que se estima que queda combustible para alimentarlo durante 250 años más.

Este fenómeno, conocido por smouldering o combustión sin llama, es presentado hoy en nuestro Newsletter, en un artículo escrito por nuestro amigo y colaborador Antonio Galán. El caso de Centralia no es único. Existen otros muchos lugares en el mundo que sufren o han sufrido incendios subterráneos, entre ellos el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Pero Antonio nos presenta otros tipos de smouldering fires, así como los diferentes estudios y regulaciones que se están llevando a cabo para prevenir la aparición de este tipo de incendio en los materiales de construcción y mobiliario. Que lo disfruten.

Fuente: Ceproven

Contact Form